www.revistaquercus.es

Los arrozales de la región y sus embalses asociados benefician a las aves acuáticas

Hitos ornitológicos de los humedales artificiales de Extremadura

Bando formado por varios cientos de agujas colinegras en los arrozales de las Vegas Altas del Guadiana, donde se llegan a concentrar más de 24.000 ejemplares de esta especie durante el periodo migratorio (foto:. Domingo Rivera).
Bando formado por varios cientos de agujas colinegras en los arrozales de las Vegas Altas del Guadiana, donde se llegan a concentrar más de 24.000 ejemplares de esta especie durante el periodo migratorio (foto:. Domingo Rivera).

Regadíos y embalses se llevan por delante grandes superficies de hábitats importantes para unas aves, mientras que otras usan estos nuevos ambientes para criar, invernar o reposar en sus migraciones. En Extremadura estos humedales artificiales acogen el paso masivo de agujas colinegras, la mayor invernada de grullas en toda Europa y la reproducción de especies tan destacadas como el águila pescadora, la pagaza piconegra o el cormorán grande.

Por Domingo Rivera, Sergio Pérez Gil y Ángel Sánchez

La riqueza ornitológica de Extremadura es ampliamente reconocida por amantes de la naturaleza de todo el mundo. Hasta 338 especies de aves pueden observarse regularmente en esta comunidad autónoma. Durante el periodo reproductor están presentes casi doscientas y durante el invierno unas 140. Más de noventa son residentes (1). Entre ellas destacan algunas tan emblemáticas como el águila imperial ibérica (Aquila adalberti), el buitre negro (Aegypius monachus), la cigüeña negra (Ciconia nigra), la grulla (Grus grus), el cernícalo primilla (Falco naumanni) o el sisón (Tetrax tetrax).

Para garantizar su conservación, la Junta de Extremadura ha designado unas setenta Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), que representan actualmente más de la cuarta parte del territorio regional, con más de un millón de hectáreas protegidas. Recientemente se ha publicado el Plan Director de la Red Natura 2000 en Extremadura, así como los Planes de Gestión de cada uno de los lugares que forman parte de este sistema de protección europeo, incluidas casi todas las ZEPA. En estos planes se contemplan diversas regulaciones, directrices, recomendaciones y acciones para la gestión y conservación de dichos lugares, de una forma compatible con los usos tradicionales. Muchas de estas áreas incluyen zonas húmedas de origen artificial, como cultivos en regadío y embalses, que han adquirido gran importancia para la conservación de las aves acuáticas.

Este contenido es un resumen / anticipo de una información cuyo texto completo se publica en la revista Quercus, tanto en su versión impresa como digital.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (19)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Revista Quercus
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.