www.revistaquercus.es

Estudio de la dieta de una pequeña rapaz especializada en la captura de pájaros

Así se alimenta el gavilán común en un hábitat de setos cantábricos

En el campo, muchas veces sólo veremos la típica silueta de alas cortas y redondeadas con cola larga de bordes rectos (foto: José Luis Robles).
En el campo, muchas veces sólo veremos la típica silueta de alas cortas y redondeadas con cola larga de bordes rectos (foto: José Luis Robles).

La obtención de información in situ es fundamental para conocer mejor la vida silvestre. Un buen ejemplo es el trabajo de campo de varios años realizado sobre el gavilán común en el valle del río Torío (León). El análisis de un centenar de presas a partir de muestras obtenidas en desplumaderos aporta interesantes datos sobre la dieta y, en general, la ecología de esta pequeña rapaz.

Por Ángel Hernández

Amediados de julio, en un seto del norte ibérico dominado por arbustos espinosos, una pareja de alcaudones dorsirrojos (Lanius collurio) ceba con grandes insectos a cinco pollos recién emplumados ya fuera del nido. A la hora de solicitar y recibir su ración, no detectan un peligro aparente y salen a las ramas más descubiertas chillando y agitando las alas. Pero inesperadamente, como surgida de la nada, una hembra de gavilán común (Accipiter nisus) captura en vuelo bajo a uno de los volantones entre sonidos chirriantes de la presa, hace una breve parada en el suelo y se lo lleva. Mientras tanto, el dúo de adultos se limita a presenciar la escena y a emitir fuertes e inútiles reclamos de alarma desde un majuelo próximo, hasta que la rapaz se aleja con su botín entre las garras.

La captura de aves por sorpresa, desde un posadero escondido o en vuelo bajo siguiendo los bordes de la vegetación leñosa, es la principal técnica de caza del gavilán, una rapaz forestal relativamente pequeña distribuida por gran parte de Eurasia y el extremo norte de África. El avistamiento que acabo de relatar forma parte de mis observaciones sobre la ecología trófica de esta especie en el tramo medio del valle leonés del río Torío, recogidas a lo largo de seis años en unas ochenta hectáreas de prados y setos bordeados por melojar y bosque de ribera.

Este contenido es un resumen / anticipo de una información cuyo texto completo se publica en la revista Quercus, tanto en su versión impresa como digital.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.