www.revistaquercus.es

El seguimiento de la más pequeña de nuestras águilas deja ver sus adaptaciones a la influencia humana

Águila calzada: problemas y oportunidades para una rapaz marcada por el hombre

Un águila calzada vuela en una zona del estrecho de Gibraltar con gran densidad de aerogeneradores (foto: José Luis Gómez de Francisco).
Un águila calzada vuela en una zona del estrecho de Gibraltar con gran densidad de aerogeneradores (foto: José Luis Gómez de Francisco).
jueves 31 de mayo de 2018, 18:00h

Los avances en el estudio de la fauna salvaje muestran las adaptaciones de las especies a unos hábitats influidos en mayor o menor medida por la actividad humana, como en el caso del águila calzada. Más de veinte años de seguimiento confirman cómo los problemas de conservación detectados se combinan con nuevas oportunidades para la más pequeña de nuestras águilas.

Por Ignacio Santiago García Dios

Mi historia con el águila calzada (Hieraaetus pennatus) comenzó en la primavera de 1996 cuando me trasladé a vivir al valle del Tiétar, al sur de la provincia de Ávila, para iniciar un proyecto de investigación sobre la especie. Desde entonces han transcurrido ya más de veinte años siguiendo al águila calzada por el centro peninsular, investigando, publicando artículos y participando en diferentes proyectos. Pero aún hoy sigo aprendiendo y descubriendo cosas nuevas sobre esta rapaz, más aún cuando ha ido cambiando sus hábitats y preferencias para aprovechar los recursos que le brinda el ser humano. Cambios que por otra parte están enfrentando a la especie a nuevos problemas al acercarse tanto a nosotros. Sedentarización, invernada y una ruta migratoria alternativa Una de las adaptaciones del águila calzada que más me ha llamado la atención ha sido el proceso de sedentarización que ha experimentado en zonas como el sur de Andalucía y Levante, donde esta especie no emprende su migración anual a los cuarteles de invernada en el África subsahariana, a diferencia del resto de las poblaciones ibéricas de la rapaz. Además de Baleares, se han detectado poblaciones sedentarias de águila calzada en las provincias de Huelva, Cádiz, Castellón y Valencia.

Al mismo tiempo, ha aumentado el número de observaciones de águilas calzadas que invernan en nuestras latitudes, incluso en el interior, como yo mismo he podido observar en las provincias de Ávila y Valladolid. Pero también hay citas de invernada en el norte y noroeste peninsular (Galicia, Cantabria, Asturias y País Vasco).

Este contenido es un resumen / anticipo de una información cuyo texto completo se publica en la revista Quercus, tanto en su versión impresa como digital.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.