www.revistaquercus.es

Todas las variedades cultivadas proceden de la col silvestre

Historia natural de coles y repollos

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:53h
Al menos en Europa, la mayoría de las coles y los repollos que estamos acostumbrados a ver en fruterías y mercados proceden de una única planta silvestre de la familia de las Crucíferas denominada Brassica oleracea. A los innegables valores culinarios de estos humildes y nutritivos vegetales hay que añadir sus insospechadas virtudes medicinales.
A lo largo del invierno, la región mediterránea es pródiga en verduras de la familia de las coles (Crucíferas). También es tiempo de zanahorias (Daucus carota) y nabos (Brassica napus), e incluso de patatas (Solanum tuberosum), pero estos productos hortícolas son raíces y tubérculos, y a nosotros nos interesa centrarnos en aquellas verduras de las que se consumen básicamente las hojas, aunque a veces vengan acompañadas de flores atrofiadas o de porciones de tallo.

Dentro de las Crucíferas, el género Brassica probablemente sea el más importante para el hombre, pues sus cerca de 35 especies han sido utilizadas como alimento desde tiempo inmemorial, ya sea en forma de hortalizas, aceites o condimentos, e incluso como forraje para el ganado. Estas plantas se distribuyen sobre todo por la región mediterránea, con un foco de diversidad muy acusado en su zona suroccidental. A pesar de la gran relevancia económica del género Brassica, aún no están perfectamente definidos los límites taxonómicos de sus especies y el gran número de formas vegetales o variedades ha sido siempre motivo de confusión para los botánicos. Un primer paso para resolver el problema fue la diferenciación basada en el número de cromosomas (1), lo que redujo sensiblemente la cantidad de supuestas especies, muchas de las cuales no eran más que subespecies o variedades.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista Quercus

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.