www.revistaquercus.es

Tribuna

Se cumplen diez años sin la ley de grandes simios

Primer plano de un chimpancé durante un descanso en el Parque Nacional de Kibale, al sur de Uganda (foto: Martin Mecnarowski/ Shutterstock).
Primer plano de un chimpancé durante un descanso en el Parque Nacional de Kibale, al sur de Uganda (foto: Martin Mecnarowski/ Shutterstock).
lunes 02 de julio de 2018, 18:17h

Han pasado diez años desde que el Congreso de los Diputados reconociese los derechos fundamentales de los grandes simios. Pero a pesar del tiempo transcurrido, esta decisión pionera no se ha traducido en la esperada ley que proteja y dignifique a nuestros hermanos evolutivos.

Por Pedro Pozas Terrados

Qué pasaría si una población de Australopitecos o de Neandertales se descubriera en pleno siglo XXI en un rincón no explorado de la cuenca del Congo? Sin duda sería el descubrimiento científico más grande de la historia de la humanidad, pero… ¿procederíamos a cazarlos, a llevarlos a los zoológicos, a experimentar con ellos, a utilizarlos en estudios de salón para comprobar sus capacidades cognitivas, a exhibirlos en espectáculos públicos? Posiblemente no.

Serían considerados miembros por derecho de nuestra familia y por consiguiente protegidos por nuestras leyes. Su hábitat sería respetado y su protección sería total. ¿Por qué no hacemos entonces lo mismo con los homínidos no humanos que aún sobreviven en su hábitat, pero que están siendo exterminados, ignorados, capturados y explotados? ¿Es que ellos no tienen el derecho propio a ser respetados y nosotros la obligación de protegerlos?

Autor: Pedro Pozas Terrados (direccionpgransimio@gmail.com ) es director ejecutivo del Proyecto Gran Simio (GAP/PGS-España).

Este contenido es un resumen / anticipo de una información cuyo texto completo se publica en la revista Quercus, tanto en su versión impresa como digital.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista Quercus

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.