www.revistaquercus.es
Febrero - 2019    16 de febrero de 2019

Artículos de fondo

Buscar noticias por meses y años en esta sección
    

Observado en el Parc Natural del Foix (Barcelona)

Un águila perdicera adulta observa desde su posadero en la rama seca de un árbol (foto: Antonio Herrero).
Un águila perdicera adulta observa desde su posadero en la rama seca de un árbol (foto: Antonio Herrero).

Las observaciones en el campo valen su peso en oro como información. Ejemplo de ello es un lance de caza cooperativa de águilas perdiceras en el Parc Natural del Foix (Barcelona). La fascinación del momento convive con la inquietud de que, cuando de especies amenazadas se trata, este tipo de espectáculo natural deje algún día de estar a nuestro alcance.

Por José Carlos de la Fuente Fernández

La ballena franca era la especie más buscada

Mandíbula de ballena franca localizada, reflotada y recogida del fondo marino en Puerto de Bares (Mañón, A Coruña). Foto: CEMMA.
Mandíbula de ballena franca localizada, reflotada y recogida del fondo marino en Puerto de Bares (Mañón, A Coruña). Foto: CEMMA.

El año pasado se publicaron los resultados del primer estudio molecular que ha permitido identificar qué especies de cetáceos constituían las principales presas de los antiguos balleneros, tanto en Galicia como en la Cornisa Cantábrica.

Por Alfredo López

En el valle del Cidacos, en La Rioja

Los cuatro pollos de águila perdicera, con edades similares, comprendidas entre 18 y 26 días de edad, reposan en su nido del valle riojano del Cidacos (foto: Fernando Cirac).
Los cuatro pollos de águila perdicera, con edades similares, comprendidas entre 18 y 26 días de edad, reposan en su nido del valle riojano del Cidacos (foto: Fernando Cirac).

El águila perdicera realiza habitualmente puestas de dos huevos. Las polladas triples son excepcionales y se suelen producir ocasionalmente en territorios con abundancia de alimento. Sin embargo, nunca se había descrito una pollada cuádruple de la especie, algo que ha ocurrido en el valle riojano del Cidacos.

Por Carmelo Fernández, Paz Azkona, Ignacio Gámez y Fernando Cirac

El ejemplar atacado salvó su vida gracias al emisor GPS con arnés torácico que portaba

El águila perdicera Haza, liberada en 2014 en la Sierra Oeste de Madrid, vuela con su emisor GPS visible en el dorso (foto: Sergio de la Fuente / Grefa).
El águila perdicera Haza, liberada en 2014 en la Sierra Oeste de Madrid, vuela con su emisor GPS visible en el dorso (foto: Sergio de la Fuente / Grefa).

El marcaje con emisor GPS mediante arnés torácico, empleado en muchos proyectos de recuperación y seguimiento de rapaces amenazadas, salvó la vida de un águila perdicera reintroducida en 2014 en la Sierra Oeste de Madrid. El dispositivo permitió a este ejemplar escapar del ataque de una pareja de águilas imperiales.

Por Juan José Iglesias, Víctor García, Sergio de la Fuente, Ernesto Álvarez y Manuel Galán

LIFE+ GARAJONAY VIVE

Ladera de pino canario afectada por el fuego en el Parque Nacional de Garajonay (La Gomera). Foto: LIFE+ Garajonay.
Ladera de pino canario afectada por el fuego en el Parque Nacional de Garajonay (La Gomera). Foto: LIFE+ Garajonay.

En 2012 La Gomera sufrió el incendio más devastador para el medio natural de los acontecidos en Canarias en las últimas décadas, con graves repercusiones para un hábitat y un espacio natural emblemáticos: la laurisilva y el Parque Nacional de Garajonay. Seis años después se ha dado por concluido un plan de restauración ecológica de los daños producidos por el fuego, apoyado por la Unión Europea: LIFE+ Garajonay Vive.

Por Ángel B. Fernández, Marta Martínez, Guzmán Correa, Luis Antonio Gómez y Ruymán Federico Armas

Resultados de un proyecto de investigación en el Parque Nacional de Sierra Nevada

Los piornales cubren amplias extensiones en las laderas de Sierra Nevada y dan cobijo a multitud de plantas (foto: autores).
Los piornales cubren amplias extensiones en las laderas de Sierra Nevada y dan cobijo a multitud de plantas (foto: autores).

Las plantas con porte almohadillado que crecen en las laderas de Sierra Nevada están bien adaptadas a la alta montaña y pueden servir como nodrizas o facilitadoras de otras especies vegetales. Sin embargo, la altura, la riqueza del suelo, la disponibilidad de agua e incluso la competencia que establecen entre ellas son factores que condicionan este complejo entramado ecológico.

Por Francisco I. Pugnaire, Christian Schöb, Nuria Pistón y Cristina Armas


Noticias en esta sección durante el año 2019
En otros años
| 2018 | 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004 |
Buscar noticias por meses y años en esta sección
    

0,2960205078125