www.revistaquercus.es

Espacios naturales y gran fauna, principales beneficiarios de la protección legal

Águila imperial ibérica en vuelo. La población de imperiales se ha multiplicado por cinco en treinta años y todavía tiene potencial para crecer y extenderse (foto: José Pesquero).
Ampliar
Águila imperial ibérica en vuelo. La población de imperiales se ha multiplicado por cinco en treinta años y todavía tiene potencial para crecer y extenderse (foto: José Pesquero).

El apasionante presente de la conservación

jueves 02 de diciembre de 2021, 17:33h

A lo largo de los últimos cuarenta años, periodo cubierto por la revista Quercus, se han producido muchos cambios en el tamaño de las poblaciones de algunas especies animales que podemos considerar como indicadores fiables de un proceso de recuperación. El balance, después de todo, no ha sido nada malo.

Por Alejandro Martínez-Abraín

A menudo recuerdo cómo eran las cosas en este país entre los años setenta y ochenta del siglo pasado. La degradación ambiental tocaba fondo y, como consecuencia, surgía el movimiento ecologista. Precisamente por entonces nacía Quercus como notario y vocero de tanto infortunio. Pero también me gusta hacer el ejercicio mental contrario. Viajar con la flecha del tiempo hacia el futuro e imaginar escenarios ambientales distópicos, para luego mirar hacia atrás y ver que en el presente todavía somos… ¡los habitantes del pasado! De un pasado nada utópico, pero sí aún bastante repleto de vida. No creo que el mundo del futuro sea inhabitable, pero el ejercicio me sirve para darme cuenta de todo lo que no hemos perdido, de todo lo que aún tenemos. Con ese positivismo en mente es más fácil tener ganas de afrontar los retos del presente, de manera que ese futuro indeseable nunca llegue.

AUTOR
Alejandro Martínez Abraín compró su primera guía de aves en 1980, a la edad de 14 años, a la vez que unos prismáticos rusos de 8 x 30 en el mercado de La Piedra de Vigo. Publicó una nota sobre la Albufera de Valencia en los primeros números de Quercus y entonces no podía imaginar que entre 2008 y 2018 se convertiría en El Detective Ecológico, una sección mensual de la que se derivaron tres libros. Entre medias quedan los estudios de biología en Valencia y Canadá. Varias estancias en Estados Unidos y el Reino Unido. Años de experiencia como gestor en la Albufera para la Generalitat Valenciana y un doctorado por la Universidad de Barcelona. Tras varios contratos como investigador del CSIC, actualmente es profesor de Ecología en la Universidade da Coruña.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios