www.revistaquercus.es

Homenaje en el trigésimo aniversario de la muerte de Fernando González Bernáldez

En su adolescencia y primera juventud, Bernáldez se interesó especialmente por las mariposas, que reproducía en ilustraciones como esta de 1951 para enviárselas por carta al religioso Ambrosio Fernández y consultarle sobre su identificación.
Ampliar
En su adolescencia y primera juventud, Bernáldez se interesó especialmente por las mariposas, que reproducía en ilustraciones como esta de 1951 para enviárselas por carta al religioso Ambrosio Fernández y consultarle sobre su identificación.

El legado de un pionero de la ecología y la conciencia ambiental

martes 07 de junio de 2022, 21:16h

La consolidación de la ecología como disciplina científica en la España de los setenta y ochenta fue sólo una parte de la obra de Bernáldez, que aportó también un decidido compromiso para desarrollar lo que entonces era una incipiente conciencia ambiental.

Por Carlos Montes y Santos Casado

Al cumplirse treinta años desde la prematura desaparición del ecólogo Fernando González Bernáldez, en junio de 1992, conviene revisar y acercar a las generaciones más recientes la labor de este científico español, no sólo como investigador, sino también como defensor de la naturaleza. Una labor, desarrollada durante la segunda mitad del siglo XX, que le ha otorgado la consideración de ser, junto con el también ecólogo Ramón Margalef, uno de los principales impulsores de la consolidación de la ecología como disciplina científica en España. Al tiempo, ha sido reconocido asimismo como un referente para el desarrollo del movimiento español en defensa de la naturaleza, la educación ambiental y la salvaguarda de los ecosistemas y su biodiversidad. Treinta años después de su fallecimiento, su legado sigue vigente y se proyecta a través de sus numerosos discípulos, directos e indirectos, y en la fundación interuniversitaria que lleva su nombre.

González Bernáldez trabajó para el CSIC en Madrid, en la Universidad de Sevilla y, desde 1975 hasta su muerte en 1992, en la Universidad Autónoma de Madrid, donde impulsó la especialidad de Biología Ambiental en su Facultad de Ciencias. Fue un naturalista por vocación y por dedicación. Amaba y vivía la naturaleza. Desde su interés juvenil por las mariposas, hasta sus obras de madurez sobre complejas relaciones ecológicas. Su curiosidad científica le llevó siempre a indagar más allá, no únicamente sobre el funcionamiento de los ecosistemas, sino también, con una visión muy moderna, sobre sus relaciones con los sistemas sociales y culturales. Por ello, su obra fue pionera en áreas tan variadas como la ecología de sistemas, la ecología del paisaje o la educación ambiental.

AUTORES
Carlos Montes Del Olmo es catedrático de Ecología en la Universidad Autónoma de Madrid y presidente de la Fundación Fernando González Bernáldez.
Santos Casado de Otaola es profesor asociado en la Universidad Autónoma de Madrid y forma parte del equipo de la Fundación Fernando González Bernáldez.

Correo electrónico:
Carlos Montes · carlos.montes@uam.es

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios