www.revistaquercus.es

Informe por Luis Carcavilla y Rafael Ruiz

Diez años abriendo camino a favor de la geodiversidad

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:53h
La aprobación en 1999 de la Ley de Conservación de la Naturaleza en Castilla-La Mancha permitió brindar una mayor dedicación al patrimonio geológico de esta comunidad autónoma, sobre todo con la declaración de áreas protegidas y la catalogación legal de los recursos más relevantes. Diez años después, el balance de esta novedosa experiencia es tan positivo como extrapolable.
La Junta de Castilla-La Mancha, con el apoyo del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), ha desarrollado en los últimos años importantes iniciativas de geo-conservación, canalizadas a través de la Ley 9/1999 de Conservación de la Naturaleza en Castilla-La Mancha. En su exposición de motivos, esta norma cita como uno de los objetivos “establecer un marco de protección, hoy inexistente, para determinados elementos geológicos y geomorfológicos especialmente valiosos”. Este enfoque pionero hace que podamos hablar de la primera ley autonómica realmente “geoconservacionista”. Para desarrollarlo, se ha establecido un sistema basado en varios mecanismos, el primero de los cuales es la declaración de áreas protegidas.

Antes de la Ley 9/1999, Castilla-La Mancha contaba con seis espacios naturales protegidos, con una superficie total de unas 50.000 hectáreas. Pues bien, desde que se aprobó en mayo de 1999 han sido declarados un centenar de nuevas áreas protegidas, que superan conjuntamente las 300.000 hectáreas, es decir, el 4% de la superficie regional. En principio, las figuras más indicadas para proteger la geodiversidad son
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios