www.revistaquercus.es

Un desconocido conflicto creado por los carnívoros golosos

Tejón medio emboscado en una zarzamora (foto: José Luis Gómez de Francisco).
Ampliar
Tejón medio emboscado en una zarzamora (foto: José Luis Gómez de Francisco).

Daños causados a colmenas por tejones y otros pequeños carnívoros

lunes 28 de septiembre de 2020, 20:26h

No sólo el oso se siente tentado por la miel de las colmenas. Hay datos históricos que demuestran que varias especies de pequeños carnívoros también han sido un quebradero de cabeza para los apicultores durante siglos.

Por Francisco Gragera y Federico Suárez. Fotos: Francisco Gragera.

De todos los carnívoros catalogados como alimañas en España, el lobo (Canis lupus) ha acaparado toda la atención por considerarlo el principal obstáculo para el progreso de la cabaña ganadera (1). El zorro (Vulpes vulpes) también ha sido muy perseguido, tanto por su impacto sobre la caza menor como por el valor de su piel. Las demás especies, sobre todo las de menor tamaño, tampoco se libraron del acoso de alimañeros y pelliqueros. Lo que no sabíamos es que a los pequeños carnívoros se les acusó de provocar estragos en la apicultura extremeña a finales del siglo XVIII. El alcance de los daños debió ser considerable cuando eran citados en segundo lugar, justo detrás de los hurtos cometidos por paisanos, que se arriesgaban a severos castigos. Eso fue lo que sucedió a un ratero del municipio de La Haba (Badajoz), condenado a doscientos azotes y diez años de reclusión en el Presidio de Bombas de Cartagena (2).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios