www.revistaquercus.es

Plantas alóctonas invasoras: suma y sigue

Una palmera excelsa (Trachycarpus fortunei) crece espontáneamente en la Reserva Natural Parcial de la Font Groga, del Parque Natural de la Serra de Collserola, en la provincia de Barcelona (foto: J. C. Guix).
Una palmera excelsa (Trachycarpus fortunei) crece espontáneamente en la Reserva Natural Parcial de la Font Groga, del Parque Natural de la Serra de Collserola, en la provincia de Barcelona (foto: J. C. Guix).
miércoles 22 de octubre de 2014, 11:53h
El cambio climático impone nuevas reglas en los espacios naturales protegidos. Si queremos preservar la diversidad biológica que hay en ellos, es fundamental gestionar adecuadamente las especies alóctonas, con atención significativa a las plantas invasoras ante la magnitud del problema que suponen.

Juan Carlos Guix
jcguix@pangea.org
En los últimos años he dedicado parte del tiempo de mis visitas a espacios naturales protegidos de Europa y Suramérica a detectar plantas foráneas potencialmente invasoras. En estas evaluaciones rápidas tan solo he tenido en consideración las especies neófitas, es decir, las que han sido introducidas a partir del siglo XVI, cuando los viajes transoceánicos empezaron a ser frecuentes.

Pues bien, de los 108 parques, reservas, ZEPA, LIC y demás áreas con algún tipo de protección legal visitados, he detectado plantas alóctonas en 102. Las he encontrado en ambientes tan diferentes como las cumbres del Parque Natural de Montserrat (Cataluña) y el bosque tropical húmedo de la Amazonía. Muchas los estaban colonizando espontáneamente. Sin embargo, lo más sorprendente ha sido constatar que, en 81 de estas áreas, es decir, el 75%, habían sido introducidas y plantadas intencionadamente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios