www.revistaquercus.es

El plan de gestión de este espacio ignora a su valiosa avifauna

Aves de los Corrales de Rota

Gaviotas de Audouin refugiadas tras un muro de piedra en los Corrales de Rota (foto: José Osuna).
Gaviotas de Audouin refugiadas tras un muro de piedra en los Corrales de Rota (foto: José Osuna).
lunes 30 de julio de 2018, 09:53h

La localidad gaditana de Rota es conocida, sobre todo, por albergar una gigantesca base militar de uso compartido entre España y Estados Unidos. Pero en sus costas también se encuentra el Monumento Natural Corrales de Rota, cuyas aves nadie se ha tomado la molestia de estudiar. Por eso me animé a organizar una serie de censos regulares durante todo un año. Los resultados, aquí expuestos, deberían incluirse en su plan de gestión, ya que es una Zona de Especial Conservación (ZEC) y está incluida en la Red Natura 2000.

Por José Osuna

Al pasear por la playa de Rota todo el mundo se fija en la amplia red de muros de piedra que, perfectamente construidos, se adentran en el mar y sólo quedan al descubierto con la marea baja. Directamente asentados sobre el lecho marino, son de origen desconocido y han dado en llamarse Corrales de Rota. Hay quien sospecha que fueron levantados por fenicios o romanos, aunque otras fuentes los sitúan mucho más tarde, en el siglo XVI. El valor histórico de los corrales, la belleza de tan curiosas construcciones y su importancia cultural, asociada a un primitivo método de pesca, son razones suficientes para que hayan sido declarados Monumento Natural (1). En el duro invierno de 2016 comencé a censar las aves acuáticas en esta extensa zona intermareal, caminando entre las piedras y las gélidas charcas de agua somera que inundaban mis zapatos, inicialmente inapropiados. La impresionante cantidad de chorlitos dorados (Pluvialis apricaria), con 2.104 individuos en febrero de 2017, y las nutridas poblaciones de muchas otras especies de aves me revelaron el alto valor ecológico que atesora este precioso lugar. Mi estudio pretendía confirmar su importancia, sobre todo durante los pasos migratorios, cuando miles de aves se detienen aquí para descansar y alimentarse. El plan de gestión de este espacio debería contemplar turnos de vigilancia durante los meses de julio y agosto para impedir que los visitantes volteen las piedras. Una práctica que perjudica a los invertebrados marinos e, indirectamente, a las aves que se alimentan de ellos.

Este contenido es un resumen / anticipo de una información cuyo texto completo se publica en la revista Quercus, tanto en su versión impresa como digital.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista Quercus

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.