www.revistaquercus.es

Obligados a revisar el precio de portada

viernes 29 de julio de 2022, 12:13h

Difícil enfocar este artículo editorial dirigido expresamente a los fieles seguidores de Quercus. Vaya por delante que la revista goza de una aceptable salud dadas las circunstancias, es decir, tras el frenazo derivado de la pandemia y la crisis generalizada de las publicaciones impresas, que se remonta ya a unos cuantos años atrás. Sin embargo, hay una sólida comunidad de lectores y suscriptores que permite seguir en pie a este Quercus de papel y renovar mensualmente su follaje. El problema radica ahora en que los costes de producción se han disparado.

¡Menuda noticia! Pero es la pura realidad, como todo el mundo habrá podido comprobar en sus economías particulares. Cuando escuchamos en los noticiarios que ha subido mucho la inflación y también el precio de las materias primas, parece algo ajeno a la vida cotidiana. La cosa cambia, claro está, cuando se repone combustible o se recibe la factura de la luz. Pues lo mismo nos pasa como pequeños editores: ha subido el combustible, ha subido la luz, pero, sobre todo, ha subido, y mucho, el precio del papel. Todos los procesos necesarios para que la revista llegue a su destino, incluido el embuchado, el transporte y no digamos el franqueo postal, se han incrementado en más de un 40% durante los dos últimos años.

En confianza, hemos aguantado cuanto nos ha sido posible sin revisar el precio de portada. Es más, estamos convencidos de haber batido algún récord en estos tiempos tan convulsos que nos ha tocado vivir. Por ofrecer algunas cifras, que cualquiera puede confirmar revisando su colección de Quercus, la revista costaba 3’50 euros en julio de 2002, ¡hace veinte años! En enero de 2004 subió a 3’90 euros y se ajustó el precio a 3’95 en abril de 2015. Desde entonces hasta hoy, siete años después, se ha mantenido invariable. Creo que podemos sentirnos orgullosos de haber practicado una gestión austera y milimétricamente calculada.

Tras tantos prolegómenos, el objetivo de este editorial es informar a nuestro público de que nos vemos obligados a aumentar el precio de Quercus. No hay en ello ningún afán de lucro, sino mera repercusión de los costes para que la revista pueda seguir existiendo con la misma calidad de siempre, sin renunciar a páginas de contenido, ni limitar el número de entregas anuales. Con vuestra ayuda seguiremos editando Quercus, pero ahora cada ejemplar pasará a costar 4’95 euros. Hemos echado muchas cuentas y considerado diferentes posibilidades y, finalmente, es la solución que nos parece mejor y más honesta. Un precio ajustado a la realidad.

Que los insumos tangibles y no tan tangibles son los responsables de la subida queda patente en que no se nos ha ocurrido revisar también las tarifas de nuestras versiones digitales. De hecho, la suscripción por un año en formato PDF se mantiene en 46’30 euros. Nuestros suscriptores saben que reciben doce revistas en papel por el precio de diez, así que el nuevo precio de la suscripción anual se cifra en 49’50 euros. Por primera vez, y es un dato histórico, la revista en papel es más cara que la versión en PDF. Signo elocuente de la nueva era.

Esperamos apoyo, comprensión y complicidad por parte de nuestros lectores. Creemos que, tal y como está la economía, no es un esfuerzo excesivo. Siempre hemos sentido la necesidad de compartir nuestras decisiones estratégicas, aunque no siempre se ajuste a la ortodoxia empresarial. Pero en torno a Quercus se ha formado una auténtica comunidad y lo menos que podemos hacer es ofrecerle estas sinceras explicaciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios