www.revistaquercus.es

Con toda probabilidad un tercer ejemplar murió por la misma causa

Confirmado: el veneno mató a dos quebrantahuesos andaluces

El macho de quebrantahuesos Huéscar, fotografiado en enero de 2015 mientras sobrevolaba la sierra de La Guillimona (Granada). Foto: Antonio López Caro.
El macho de quebrantahuesos Huéscar, fotografiado en enero de 2015 mientras sobrevolaba la sierra de La Guillimona (Granada). Foto: Antonio López Caro.

Se ha confirmado que el veneno causó las recientes muertes de los dos quebrantahuesos reintroducidos en Andalucía con mejores expectativas actuales de reproducirse: el macho Huéscar y la hembra Zafra. El hallazgo de los restos de un tercer ejemplar reintroducido responde seguramente al mismo motivo.

Por Roberto López Garrido

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía dio a conocer el pasado 23 de septiembre la muerte de un quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) como consecuencia de la ingesta de un cebo envenenado que contenía carbofurano.

Esta vez la triste noticia le toca a la provincia de Granada, más concretamente a la finca de La Tovilla, ubicada en la sierra de La Guillimona, una de las zonas donde el uso de veneno es conocido tanto por conservacionistas como por la Junta de Andalucía, agentes forestales y técnicos.

La víctima ha sido Huéscar, que lleva el mismo nombre del término municipal en el que apareció su cadáver. Se trata de un quebrantahuesos adulto –de seis años de edad– que fue liberado por el proyecto de reintroducción de la especie en Andalucía a finales de junio de 2010, en la Sierra de Castril (Granada).

Este contenido es un resumen / anticipo de una información cuyo texto completo se publica en la revista Quercus, tanto en su versión impresa como digital.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.