www.revistaquercus.es

Esfuerzos y resultados dispares en las 17 comunidades autónomas

La conservación de los anfibios y reptiles en la España de las autonomías

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:53h
La conservación de los anfibios y reptiles en la España de las 
autonomías
La política de conservación de anfibios y reptiles ha cambiado sustancialmente en la última década. Entre otras cosas, debido a la descripción de
nuevas especies y subespecies. Las comunidades autónomas son las principales responsables de su gestión y, mientras las insulares han respondido con diligencia –dado el alto número de formas
endémicas–, en las peninsulares el resultado
ha sido más irregular.
En los diez años transcurridos entre la edición del Libro Rojo de los vertebrados de España (1) y el Atlas y Libro Rojo de los anfibios y reptiles de España (2) se han verificado importantes cambios en la conservación de nuestra herpetofauna. Para empezar, se han incluido 12 nuevas especies de anfibios y 21 de reptiles, aumento que no debe achacarse solamente a la incorporación de la fauna de los territorios del norte de Africa en la obra más reciente, sino también a la descripción de nuevas especies para la ciencia (3). Actualmente, la mitad de los herpetos españoles, un 48’6%, están incluidos en las distintas categorías de amenaza fijadas por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Los anfibios, con un 62’5% de nuestras especies, están más ampliamente representados que los reptiles, que se quedan en el 42’8%.

Los problemas más graves son la persecución directa y la alteración de sus hábitats naturales, en especial los medios acuáticos donde se reproducen los anfibios. Otro impacto relevante, tanto para los anfibios como para los reptiles, es el atropello de ejemplares en carreteras no acondicionadas. Además, la introducción de ciertas especies exóticas –salmónidos, cangrejo rojo americano– en los medios acuáticos también tiene un impacto negativo en las poblaciones de anfibios. Por otra parte, desde hace unos años se están detectando mortandades masivas de anfibios en zonas de alta montaña, atribuidas a infecciones por hongos. Finalmente, la progresiva tendencia a la desecación de la mitad oriental de la península Ibérica, relacionada con el cambio climático y agravada por una mala gestión del agua, tiene un importante impacto sobre las poblaciones de anfibios y reptiles asociados a hábitats típicos del norte.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista Quercus

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.