www.revistaquercus.es

Humedales de la baja Alpujarra almeriense

Islas de agua en un mar de tierra

Por Mariano Paracuellos

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:53h
Cañada de Las Norias
Cañada de Las Norias
Las características biogeográficas y ecológicas de los medios insulares pueden hacerse extensivas a ciertos humedales, auténticas islas de agua rodeadas de un mar de tierra. Es el caso del rosario de lagunas de la baja Alpujarra almeriense. La prioridad de conservar las más extensas no excluye la importancia de los reductos menores.
Los humedales son uno de los ambientes más amenazados por el hombre a escala global. En los últimos doscientos años se ha perdido más del 50% de los ecosistemas palustres españoles en términos de extensión (1). Sin embargo, sus rasgos ambientales les confieren una productividad y diversidad biológicas de las más altas del planeta (2), con una notable representación en especies únicas o amenazadas. Por otra parte, las islas han dado lugar a algunas de las teorías más relevantes en ecología, entre las que destaca la biogeografía insular (3), con importantes aplicaciones en biología de la conservación (4). Pero, para la vida, las islas no son sólo los entornos terrestres rodeados por agua. Determinados hábitats continentales, como los humedales, pueden también considerarse islas en sentido biológico: son espacios relativamente reducidos que están del todo bordeados por ambientes distintos, con los cuales contrastan acusadamente a manera de islas de agua en un mar de tierra. Demasiadas coincidencias con las islas verdaderas para olvidarlas cuando hablamos de tales medios. Conocer los mecanismos íntimos de pérdida de especies en los humedales es indispensable para arbitrar pautas de manejo que permitan minimizar dicho empobrecimiento. La biogeografía insular puede ser para ello una disciplina válida. Pues bien, ¿qué mejor sitio que el seco y áspero sureste ibérico para poner en práctica esta teoría aplicada a las zonas húmedas? En la baja Alpujarra almeriense existe un complejo –"archipiélago"- de lagunas idóneo para evaluar los efectos biológicos de la insularidad del hábitat. Esta condición se ve muy acentuada ante el abrupto contraste existente con el entorno terrestre semiárido circundante, donde urbanizaciones y sobre todo plásticos de invernaderos rodean gran parte de los humedales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista Quercus

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.