www.revistaquercus.es

Con poco más de una docena de parejas, se resiste a desaparecer

Situación límite del alcaudón chico en España

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:53h
Situación límite del alcaudón chico en España
Con poco más de una docena de parejas, el alcaudón chico se enfrenta a una situación límite en España, lo más remoto de su área de distribución. Las esperanzas para la población ibérica –sólo cría en las provincias de Lleida y Huesca– se centran en medidas como el arriendo de parcelas, la plantación de árboles para que nidifique, la alimentación suplementaria o la prevista reintroducción de aves criadas en cautividad.

por David Giralt, Juan Carlos Albero y José Luis Rivas
El alcaudón chico (Lanius minor) tiene un tamaño intermedio entre el alcaudón meridional (L. meridionalis) y el dorsirrojo (L. collurio). Así pues, no es tan pequeño como el nombre puede hacer pensar. Eso sí, sin lugar a dudas, es el alcaudón más escaso en España, y el más amenazado.

Amante de los medios muy abiertos y con buena visibilidad, su hábitat original son las llanuras y estepas euroasiáticas salpicadas de pequeñas manchas arboladas. En Europa, es el alcaudón más íntimamente ligado a los medios agrícolas, ya que siempre hay zonas cultivadas en sus territorios de cría y en el entorno en el que se asientan los núcleos reproductores.

Tras la drástica regresión sufrida por la especie en la primera mitad del siglo XX, que supuso su desaparición en buena parte de la Europa occidental, ha continuado en declive moderado desde 1970 hasta la actualidad. Actualmente, en Europa se estima una población reproductora de entre 620.000 y 1.500.000 parejas, de las cuales más del 90% se concentran en Rumania, Turquía, Rusia y Ucrania (1). El resto se distribuye de forma fragmentada en llanuras y depresiones de otros países de Europa del Este y de la cuenca mediterránea, entre ellos España, situada en el extremo occidental de su área de distribución.

Esta rarefacción progresiva de oeste a este y de norte a sur se ha asociado, principalmente, a la pérdida de hábitat derivada de la intensificación agrícola y a una atlantización del clima en el norte de su área de distribución, con veranos más húmedos y desfavorables para la cría.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista Quercus

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.