www.revistaquercus.es

Puede reconciliar restauración ecológica, conservación y uso agrícola

La creación de islotes forestales en tierras de cultivo

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:53h
La creación de islotes forestales en tierras de cultivo
Por José M. Rey Benayas, James M. Bullock y Adrian C. Newton

Presentamos una alternativa novedosa para reforestar tierras de cultivo, tanto abandonadas como en uso, que combina la sucesión vegetal espontánea con la plantación dirigida de árboles y arbustos. Una estrategia basada en crear islotes de biodiversidad en un mar homogéneo de explotaciones agrícolas.
La deforestación, generalmente ocasionada con el propósito de ganar tierras para cultivos y pastos, conlleva problemas ambientales que comprometen los servicios que nos prestan los ecosistemas. Estos cultivos y pastos se han convertido en el bioma más extenso del mundo, con una superficie del 40% de las tierras emergidas (1). Además, las prácticas agrícolas se han intensificado, haciendo desaparecer los remanentes de vegetación natural que anteriormente existían en terrenos poco productivos o en bosquetes, lindes y bordes de caminos.

Pero, junto a la deforestación y a la intensificación agrícola, también puede darse un abandono masivo de las tierras de cultivo. Estos terrenos tienden a transformarse con el tiempo en matorrales y bosques. Algunos paisajes agrícolas destacan por su biodiversidad –un ejemplo son las aves esteparias– y sus valores estéticos y culturales (2). Sin duda, la intensificación agrícola tiene un impacto negativo en estos valores, pero también lo tiene el abandono de la agricultura. Parece que la agricultura, los bosques y matorrales y la conservación de la biodiversidad mantienen un conflicto permanente e irreconciliable, la “paradoja de la agricultura y la conservación”. Esta paradoja supone un dilema para la restauración forestal.

Enfoques para la restauración forestal
La restauración forestal se ha basado tradicionalmente en dos enfoques contrapuestos. Uno es la colonización natural de matas, arbustos y árboles, la llamada sucesión secundaria o restauración pasiva. El otro consiste en establecer de forma artificial estas plantas, lo que se conoce como restauración activa. La regeneración natural restaura más superficie y a menor coste que las plantaciones forestales. Aunque en muchos ambientes templados-húmedos y tropicales la cubierta forestal se recupera rápidamente si el suelo no ha sido muy degradado (3), la restauración pasiva es generalmente lenta en ambientes poco productivos como el mediterráneo.

Tres son los factores que restan velocidad a la regeneración natural. En primer lugar, la dispersión limitada, debido a que las fuentes de propágulos están lejos y los vectores implicados son raros (4). En segundo lugar hay que contar con las limitaciones abióticas, como, por ejemplo, una baja disponibilidad de agua para las plantas. Y, por último, también influyen las limitaciones bióticas, tales como la competencia con las hierbas (5, 6). Aunque, en efecto, las hierbas forman parte de la sucesión vegetal y de la restauración pasiva, si proliferan en exceso compiten por los recursos con las plántulas de las especies leñosas y, por lo tanto, les resulta más difícil establecerse. En otras palabras, el curso de la sucesión hacia la vegetación madura es más lento.

La restauración activa implica técnicas de manejo tales como plantaciones, siembras, eliminación de hierbas, quemas, protección frente a los herbívoros, clareos y riegos, entre otras muchas (7, 8). El objetivo es conseguir una composición y una estructura particular de especies forestales. Estos métodos son preferibles cuando la restauración pasiva es muy lenta o implica riesgos (9) y son muy utilizados tanto en plantaciones comerciales como en sistemas agroforestales (10).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • La creación de islotes forestales en tierras de cultivo

    Últimos comentarios de los lectores (4)

    9854 | arnau - 09/09/2008 @ 18:31:11 (GMT+1)
    Como agente Medioambiental de JCCM estoy observando un problema contrario, es que las reforetaciones de tierras agricolas estan invandiendo la totalidad de grandes extension en muchas zonas con la consecuente perdida de ecotonos y biodiversidad. La administración esta perdiendo la visión de conjunto y en lugar de actuar con planes generales de reforestacion que recuperen zonas de ribera y de alta erosión hídrica, esta dejando al libre albedrío de la gestión del mayor recurso económico que maneja en la protección delmedio ambiente en una política de abandono de la agricultura
    9850 | Jesus balleza - 03/09/2008 @ 02:53:59 (GMT+1)
    Hola Jesús,

    quizá sea muy obvio esta nota, pero por lo mismo puede ser interesante para el proyecto de reforestación en los alrededores de Zóquite.

    Saludos,

    Humberto Fernández
    9846 | Inma Casasola - 02/09/2008 @ 11:48:08 (GMT+1)
    Se abre el plazo para la solicitud de plantas forestales a través de la Campaña para la Diversificación del Paisaje Agrario en Andalucía, iniciativa que la Asociación CAAE desarrolla con el apoyo de la Consejería de Medio Ambiente. Tanto las solicitudes como una información más detallada la pueden encontran en www.caae.es
    9844 | RUBÉN SEGOVIA - 02/09/2008 @ 10:47:27 (GMT+1)
    Es interesante destacar que la reforestación de zonas agrícolas es más fácil de realizar en zonas de terrenos llanos ( meseta castellana, cuenca del Ebro y Guadalquivir,) que en las zonas de montaña donde el terreno abrupto, la dificultad de utilizar maquinaria, y la atomización del tamaño de las parcelas y diversidad de propietarios hace difícil acogerse a planes de reforestación, por las exigencias mínimas que ello conlleva para recibir las subvenciones pues de manera voluntaria la población locales son reacias a invertir en algo que no le reportará un beneficio a corto plazo, y es allí donde las adminstraciones públicas deben de aparecer fomentando este tipo de cambio de uso de suelo especialmente en zonas abandonadas por diversos motivos ( incendios forestales, abandono de la actividad agraria por no haber relevo generacional y no ofrecer buenas perpectivas económicas.. )en mi zona estas zonas agrícolas ocupan en las zonas de montaña generalmente las prederas, prados de siega, y bancales de cultivo , que tienen la mejor calidad de suelo y cerca de las zonas de influencia de vias fluviales o de manantiales, con lo que se está perdiendo una gran oportunidad de crear zonas forestales con especies nobles como castaños, nogales, cerezos ....

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Revista Quercus

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.