www.revistaquercus.es

El dióxido de carbono y la acidificación de los océanos

Mares ácidos

Por Sergio Rossi

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:53h
Alrededor de un 50% del dióxido de carbono emitido a la atmósfera por la quema de combustibles fósiles ha sido absorbido por los océanos del planeta durante los últimos 200 años. Este aparente buen dato sobre la forma de mitigar un gas con “efecto invernadero” tiene un efecto perverso todavía mal conocido pero que ya ha empezado a cuantificarse: la acidificación de nuestros mares.


Libros Recomendados :
ANÁLISIS DEL CICLO DE VIDA
GESTIÓN DE LA SEQUÍA DE LOS AÑOS 2004 A 2007

¡ Visita nuestra Tienda !
En 1956, Roger Revelle y Hans Guess, dos geoquímicos visionarios, alertaron del posible incremento de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera. El aumento de este gas podía acarrear, entre otras cosas, una acidificación de las aguas tanto continentales como marinas. El asunto es complejo, pero viene a producirse de la siguiente manera: el CO2 que entra en el mar se combina con el agua y da lugar a otro compuesto, el ácido débil (H2CO3), capaz de liberar iones de hidrógeno (H+) con facilidad. Al haber perdido ese hidrógeno, el ácido carbónico se queda en HCO-3 y, en menor medida, en CO=3. Cuando esto ocurre, quedan en el agua iones de hidrógeno que acidifican el medio líquido. Esa acidificación, medida como pH (o concentración de iones H+ en el agua), se está produciendo ya en nuestros océanos y muchos organismos marinos van a verse afectados. El pH de las aguas que componen nuestros mares es ligeramente alcalino (pH 8-8’3), es decir, supera el pH neutro (que se cuantifica como pH 7). La tendencia a bajar el pH, en especial en determinadas zonas del planeta y sobre todo en la superficie, puede introducir cambios todavía poco previsibles en las relaciones alimentarias, los flujos de materia y energía y los balances geoquímicos oceánicos. Un tema todavía impregnado de incertidumbre, como se deduce de la selección bibliográfica que acompaña a este artículo, sin artículos anteriores al año 2004, y no porque el problema no se hubiera predicho, sino porque nadie se lo había tomado en serio hasta hace poco más de diez años.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista Quercus

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.