www.revistaquercus.es

Dos factores decisivos para el éxito y la diversidad

Gigantismo y longevidad en las coníferas

Por Alberto L. Teixido e Isabel Olmos-Lázaro

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:53h
Gigantismo y longevidad en las coníferas
Dentro de la diversidad vegetal, algunos grupos han adquirido estrategias adaptativas que les confieren mayores tasas de crecimiento y persistencia. En concreto, los escenarios climáticos del pasado permitieron el desarrollo de estructuras que favorecieron el gigantismo y la longevidad en las coníferas. Incluso en la actualidad, algunas de estas especies sobreviven en zonas geográficas concretas, especialmente en California, y pueden considerarse los seres vivos más grandes y longevos de la Tierra.
Libros Recomendados :
LA SAVIA COMO ÍNDICE DE FERTILIZACIÓN
¡ Visita nuestra Tienda !
El reino vegetal abarca un amplio abanico de diversidad morfológica y funcional. Esta variedad incluye desde formas microscópicas, imperceptibles a la vista, hasta seres colosales de decenas de metros y toneladas de peso; y desde grupos de vida efímera, hasta especies de persistencia milenaria. Los dos grandes grupos de plantas con semillas (espermatófitos), las angiospermas y las gimnospermas, han resultado claramente exitosos en la adaptación vegetal y están prácticamente presentes en todos los biomas terrestres. En ambos grupos existen ejemplares extraordinarios debido a su vigor o extrema edad. Como ejemplo, podemos citar a los baobabs africanos o a muchos árboles de los bosques tropicales. Pero, por encima de todo, destacan ciertas especies de gimnospermas, como el ginkgo o el tejo, y algunas coníferas gigantes cuya edad se cifra en varios miles de años: abetos, pinos, cedros y secuoyas.

Al grupo de las coníferas pertenecen las tres cuartas partes de las gimnospermas actuales, presentes tanto en climas fríos como templados (1), e incluye los ejemplos más representativos de gigantismo y longevidad en el mundo vegetal, con especies de una enorme capacidad de crecimiento y supervivencia. De hecho, los árboles más altos, más grandes y más viejos de la Tierra son coníferas. La estabilidad climática del Mesozoico favoreció su adaptación a un ambiente constante, sin cambios, y aún en la actualidad constituyen especies de carácter relicto en zonas concretas del planeta (1, 2).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Foro asociado a esta noticia:

  • Gigantismo y longevidad en las coníferas

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    10223 | Caroline - 24/08/2016 @ 14:54:19 (GMT+1)
    A diversidade natural do planeta é mesmo divina, magnífica e incrível. Extremamente relevante este tipo de pesquisa.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Revista Quercus

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.