www.revistaquercus.es

Relaciones hospedador-vector-parásito en islas, una historia que continúa

Presas, parásitos y vectores: el intrincado caso del halcón de Eleonor

Pareja de halcón de Eleonor defendiendo su nido. El macho, de morfo blanco, permanece posado, mientras que la hembra, de morfo oscuro, levanta el vuelo (foto: Marc Majem Bofill).
Pareja de halcón de Eleonor defendiendo su nido. El macho, de morfo blanco, permanece posado, mientras que la hembra, de morfo oscuro, levanta el vuelo (foto: Marc Majem Bofill).
sábado 31 de agosto de 2019, 10:11h

Las islas oceánicas son especiales en muchos sentidos. los procesos ecológicos y evolutivos que tienen lugar en ellas siguen fascinando a curiosos y científicos. como en el sorprendente caso del halcón de eleonor que aquí relatamos: aves, parásitos y vectores se encuentran envueltos en una asombrosa historia que puede tener varios finales distintos.

Por Laura Gangoso, Rafael Gutiérrez-López, Josué Martínez-de la Puente y Jordi Figuerola

Vivir en una isla tiene sus ventajas, también para los animales. Una de ellas es compartir el espacio con un número menor de especies de las que cabría encontrar en el continente, incluidos depredadores y parásitos, lo que tiene una gran importancia desde el punto de vista de las interacciones ecológicas.

Los parásitos de la malaria aviar se caracterizan por su enorme diversidad. Son capaces de infectar a un gran número de especies en todo el mundo y, además, necesitan dos hospedadores distintos para completar su ciclo vital. Aunque hay cierta discrepancia, podemos considerar a los parásitos de la malaria aviar como aquellos pertenecientes a los géneros Plasmodium y Haemoproteus. Ambos requieren la intervención de un ave para multiplicarse y la de un insecto hematófago (que se alimenta de sangre) para completar su reproducción sexual y ser transmitidos a un nuevo hospedador. Comparten muchas características de su ciclo vital, pero difieren en las especies de insectos que los transmiten, es decir, en sus vectores. De hecho, no todos los insectos hematófagos resultan ser vectores competentes de estos parásitos. Sólo unos pocos, y como resultado de una larga historia evolutiva en común, pueden transmitir los parásitos sanguíneos de la malaria aviar de manera eficaz. Los parásitos del género Plasmodium son transmitidos por mosquitos (Culicidae), mientras que los del género Haemoproteus lo hacen a través de moscas planas (Hippoboscidae) y culicoides (Ceratopogonidae) (1).

Este contenido es un resumen / anticipo de una información cuyo texto completo se publica en la revista Quercus, tanto en su versión impresa como digital.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios