www.revistaquercus.es
Junio - 2020    13 de abril de 2024

Comportamiento animal

LIBROS

Por Manuel Soler

Por una vez, abordamos al ser humano como una especie más del reino animal. Un reciente libro del autor, del que se ha extraído el presente artículo, ofrece un enfoque científico y desapasionado sobre nuestro comportamiento y sitúa al hombre en el puesto que le corresponde dentro de los primates. El cortejo y la selección de pareja ofrecen buenos ejemplos de nuestra soterrada condición animal.

Libros Recomendados :
VIAJE A LA ANTÁRTIDA
¡ Visita nuestra Tienda !

Un caso particular de parasitismo de cría

Esta es la historia de una mala relación que debe durar ya cientos o quizá miles de años: la del cuco y el alzacola. Los cucos, como parásitos de cría, ponen sus huevos furtivos en nidos ajenos, en este caso los del alzacola, e incluso llegan
a depredar sobre la puesta de otras parejas vecinas para reducir la competencia y favorecer indirectamente al polluelo que han dejado en adopción.

Diferencias y similitudes entre cucos y críalos

Sin imagen

Las estrategias reproductoras de los parásitos de cría

Aunque el parasitismo de cría es una estrategia que ponen en práctica aproximadamente el 1% de las
especies de aves, en nuestro país sólo contamos con dos casos: el cuco y el críalo. En este artículo
se describen algunos componentes decisivos de sus estrategias reproductoras, como el sistema de
apareamiento y la territorialidad; aspectos que, por otro lado, están más o menos relacionados entre sí.

Un estudio sobre parentesco y cría cooperativa

La familia, definida como una asociación prolongada entre
padres e hijos que perdura más allá del periodo de los cuidados parentales, no es una
peculiaridad de la especie
humana. Los hijos de muchas especies de aves y mamíferos también retrasan la
emancipación y conviven
con los padres renunciando temporalmente a la posibilidad de conseguir un territorio y
reproducirse por su cuenta.

Factores ecológicos relacionados con la pigmentación de las aves

Las hembras de las aves valoran un plumaje vistoso a la hora de elegir pareja. Es un indicador fiable de la calidad de su futuro compañero, herencia que legará con sus genes a la descendencia.

Pero un colorido brillante no se obtiene sin esfuerzo y puede ser fiel reflejo
de las condiciones ambientales.
El plumaje vistoso que
exhiben los machos de
numerosas especies de

aves se ha interpretado como una señal fiable de su buen estado físico a la hora de
buscar pareja. Pero, ¿pueden las hembras señalizar su
condición por otros medios? La coloración azul y verde de la cáscara de los huevos parece apuntar en esa dirección.

Los machos tratan de evitar infidelidades de las hembras

La reproducción acarrea a menudo un conflicto sexual, ya que tanto el macho
como la hembra tratan de sacar el máximo provecho a la energía que invierten. Ambas partes recurren a una variedad de estrategias y contraestrategias
que derivan en lo que se conoce como una “carrera de armamentos”.

En algunos casos, los machos pueden recurrir a la agresión física
para asegurarse la fidelidad de su pareja. Poco se sabe sobre
este tipo de conducta, pero estudios recientes demuestran
su eficacia como mecanismo para evitar que las hembras
copulen con varios machos.

Conflicto de intereses entre machos y hembras de una chinche

El cuidado de las crías no siempre recae
sobre el mismo sexo. En los mamíferos,
las hembras actúan como madres

sacrificadas. En otros casos es el
padre el que asume esta responsabilidad,
como ocurre en algunas especies de peces. Entre las aves suele ser una tarea
compartida por machos y hembras.

Puesto que todas las combinaciones
son posibles, cabe preguntarse

¿qué factores determinan que
uno u otro sexo se ocupe
de las crías?

Estrategias reproductivas de los parásitos de la malaria

Nuestra condición de vertebrados quizá nos empuje a despreciar a los microorganismos como protagonistas del comportamiento
animal, pero lo cierto es que los parásitos causantes de la malaria han desarrollado
estrategias reproductivas tan sofisticadas
como las de la fauna macroscópica.

Dime cómo eres y te diré lo que puedes hacer

Algunos rasgos sutiles, como la longitud de las plumas de la cola o un menor
peso corporal, pueden marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso, entre la
desaparición y la supervivencia. Una forma de estudiar esas características
morfológicas, que resultan claves, es a través de su reflejo
en el comportamiento de las aves.
0,1875