www.revistaquercus.es

El estigma de un insecto mal conocido

Las langostas: ¿plaga bíblica o maná?

Por José A. Sánchez-Zapata, José A. Donázar, Antonio Delgado, Manuela G. Forero, Manuel de la Riva, Olga Ceballos, Francis Hernández, José Ramón Benítez, Manuel Barcell y Fernando Hiraldo

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:53h
Las langostas: ¿plaga bíblica o maná?
La mera mención de una plaga de langosta desata nuestros temores más atávicos. Pero, ¿qué papel cumplen estos insectos en los ecosistemas subsaharianos? ¿Son realmente tan nocivos como afirma su leyenda negra? Parece que todo lo contrario.
Las plagas de langosta (Schistocerca gregaria) han estado ligadas a las economías agrícolas de África y Oriente Próximo desde la antigüedad y existe información detallada sobre sus efectos catastróficos que se remonta al tiempo de los faraones (1). Las langostas solitarias se distribuyen a lo largo de las regiones áridas que se extienden desde Senegal hasta la India. Las poblaciones de estos insectos solitarios responden de manera exponencial a los incrementos de la producción primaria, que producen además cambios en su fisiología, morfología y comportamiento. Estos cambios conducen a la formación de enormes enjambres sociales, que llegan estar compuestos por decenas de millones de individuos por kilómetro cuadrado. Dichos enjambres son capaces de recorrer enromes distancias a lo largo de los casi 30 millones de kilómetros cuadrados que abarca la superficie de treinta países, incluidos los del sur de Europa y los archipiélagos atlánticos del norte de África. Semejantes plagas son objeto de una amplia repercusión mediática, tanto por su espectacularidad como por los efectos sobre las economías de subsistencia de las regiones áridas.

En 2004 tuvo lugar una de las mayores plagas registradas desde las ocurridas a finales de los años sesenta, qué afectó a la totalidad del Sahel, desde Senegal y Mauritania hasta el mar Rojo (2). A pesar de sus repercusiones socioeconómicas y mediáticas, el estudio de estas plagas se ha limitado al desarrollo de estrategias de control, sin que exista una valoración global de su papel en el funcionamiento de los ecosistemas del Sahel.

Gracias a la financiación del BBVA, Canal 2 y la Junta de Andalucía, pudimos abordar el estudio de algunos aspectos de este papel ecológico de las langostas en el Sahel, particularmente en Mauritania, Malí y Senegal.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista Quercus

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.