www.revistaquercus.es

Del París de los enciclopedistas al Madrid de Carlos III

Pedro Franco Dávila y el rastro de un gabinete perdido

Texto: Javier Sánchez Almazán. Fotos: Jesús Muñoz.

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:53h
Pedro Franco Dávila y el rastro de un gabinete perdido
Los primeros fondos depositados en el Real Gabinete de Historia Natural de Madrid, creado por Carlos III en 1771, procedían de una colección privada. Su propietario, Pedro Franco Dávila, fue un naturalista ilustrado nacido en la actual República del Ecuador, que asumió el cargo de director tras una larga estancia en París. No se sabe con certeza cuánto queda de aquel “gabinete perdido”, pero se han logrado identificar al menos una veintena de piezas entre corales, equinodermos y crustáceos decápodos.

Libros Recomendados :
RAPACES DEL MUNDO
¡ Visita nuestra Tienda !
El 17 de octubre de 1771 se crea el Real Gabinete de Historia Natural de Madrid por orden de Carlos III. La institución supone una apuesta de gran envergadura en la España de la Ilustración. En el Siglo de las Luces tres clases de instituciones de carácter científico ocuparán buena parte de los esfuerzos de los gobiernos ilustrados. En primer lugar, los observatorios astronómicos, claves en el desarrollo de la navegación y la cartografía en una centuria que vivió la segunda gran época de las exploraciones geográficas modernas, con los viajes de Cook, La Pérouse, Bougainville y Malaspina, entre otros. En segundo lugar, los jardines botánicos: la Botánica era una ciencia en alza desde el siglo XVI y a su valor científico se unía un interés estratégico, con la aclimatación de especies nuevas de importancia económica (patata, tomate, tabaco, plantas textiles y tintóreas). En tercer lugar, los gabinetes de historia natural, dedicados fundamentalmente al reino animal y mineral, que trataban de ser una representación del mundo tal y como lo concebía el orden establecido por la ciencia de la época. En España se había creado en 1752 el Observatorio Astronómico de Cádiz y funcionaba desde 1755 el Jardín Botánico de Migas Calientes, que tuvo su continuidad en el del Paseo del Prado, fundado en 1781. Sólo faltaba, pues, un gabinete de Historia Natural, pues el de Antonio de Ulloa, creado en 1752 por el Marqués de la Ensenada, murió como tal al poco de nacer, tras la caída de Ensenada y la renuncia de Ulloa en 1755 (1). La conciencia generalizada de esta carencia la pone de manifiesto Celestino Mutis en la Representación que dirige al rey en 1764.

Al frente del recién creado Real Gabinete de Madrid se pone a Pedro Franco Dávila (1711-1786), pues, en palabras del padre Flórez, en carta remitida a Grimaldi el 12 de octubre de 1771, “hasta hoy no conocemos en España otro de tal instrucción, práctica y experiencia” en Historia Natural (2). Pero, ¿quién era este personaje?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Revista Quercus

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.