www.revistaquercus.es

Un estudio en esta comunidad autónoma respalda que la especie se catalogue como amenazada

Gato montés en su hábitat natural (foto: Francisco J. Contreras).
Gato montés en su hábitat natural (foto: Francisco J. Contreras).

Retos para la conservación del gato montés en Andalucía

domingo 28 de marzo de 2021, 14:54h

El gato montés es uno de los carnívoros más emblemáticos de Europa, aunque también motivo de preocupación según un amplio estudio realizado en Andalucía. Menos de un millar de ejemplares habitan en esta comunidad autónoma, repartidos en poblaciones fragmentadas y de muy baja densidad, concluye este trabajo, que recomienda catalogar al felino como amenazado.

Por José Miguel Barea-Azcón, José María Gil-Sánchez, Javier M. Jaramillo, Francisco Javier Herrera-Sánchez, José Jiménez y Emilio Virgós

El conocimiento sobre la distribución, la abundancia y la dinámica de las especies amenazadas es esencial a la hora de diseñar estrategias de conservación rigurosas basadas en la mejor base científica disponible (1). Es por ello por lo que nuestro estudio ha tenido como objetivo conocer, con la mayor precisión posible, dónde se encuentran actualmente los gatos monteses (Felis silvestris) de Andalucía, así como realizar estimaciones sobre el tamaño de sus poblaciones. Hemos evaluado también la contribución de la red de áreas protegidas andaluza a la conservación de la especie.

Nuestro objeto de estudio tiene una distribución fragmentada por toda Europa, con presencia destacable en todas las penínsulas mediterráneas y en la isla de Sicilia. Es precisamente en estas penínsulas, junto a las vastas formaciones montañosas y forestales de la Europa central y oriental, donde se encuentran las mejores poblaciones. Actualmente el gato montés se considera extinto en diferentes lugares de Europa central y en otros, como en Escocia, se ha rarificado de forma notable a lo largo de las últimas décadas.

AUTORES
José Miguel Barea-Azcón, técnico de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía, forma parte del equipo de coordinación técnica del Observatorio de Cambio Global de Sierra Nevada. Su actividad profesional abarca una amplia variedad de grupos taxonómicos de fauna, aunque sus comienzos estuvieron vinculados al estudio de los mamíferos carnívoros, con los que sigue trabajando.

José María Gil-Sánchez es doctor en biología especializado en fauna silvestre. Sus principales líneas de investigación incluyen diversos aspectos de la ecología y la conservación de mamíferos carnívoros, aves rapaces y ungulados saharianos. Actualmente dirige un estudio a largo plazo del gato montés en medios mediterráneos.

Javier M. Jaramillo trabaja para la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía en diversos proyectos de seguimiento y conservación: águila perdicera, cambio global en Sierra Nevada y, actualmente, lince ibérico.

F. Javier Herrera Sánchez, investigador predoctoral por la Estación Experimental de Zonas Áridas y la Universidad de Granada, estudia la ecología de la gacela de Cuvier (Gazella cuvieri) en el Sahara Atlántico. Es socio fundador de la asociación Harmusch y trabaja en diferentes proyectos de conservación con ungulados y carnívoros africanos e ibéricos.

José Jiménez García-Herrera es ingeniero de Montes y doctor en Ciencias Agrarias y Ambientales. Trabaja en el Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC) y está especializado en ecología cuantitativa. Diseña y aplica metodologías avanzadas de seguimiento de fauna silvestre, como oso, lobo, lince, rinoceronte y quebrantahuesos.

Emilio Virgós Cantalapiedra es profesor titular de la Universidad Rey Juan Carlos (Móstoles, Madrid). Su investigación está centrada en la ecología y conservación de los mamíferos, especialmente carnívoros y sus presas. Está coordinando junto a otros firmantes de este artículo el sondeo nacional del gato montés con técnicas de fototrampeo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios